Durante los primeros días de la regla, en el ovario se pone marcha un complejo proceso cuyo primer paso es reclutar e iniciar el desarrollo de varios folículos conteniendo óvulos; posteriormente, solo uno de ellos será seleccionado, se desarrollará y liberará un óvulo maduro durante la ovulación.

¿Qué es la estimulación ovárica? y ¿cómo se desarrolla?

La estimulación ovárica consiste en administrar medicamentos que contienen hormonas que estimularán a los ovarios a seleccionar y desarrollar múltiples folículos con la finalidad de brindar un número adecuado de óvulos que permitan realizar las técnicas de reproducción asistida. El proceso es conocido también como estimulación ovárica controlada.

Además de favorecer el crecimiento de un mayor número de óvulos, permite optimizar su correcta maduración y anticipar el momento exacto de su ovulación –que lo haremos coincidir con el momento de su extracción-.

¿Cómo es el tratamiento de estimulación ovárica?

En el Instituto Bernabeu, siempre individualizamos la pauta de tratamiento estableciéndola a partir de diversos factores de la paciente, como su edad, la morfología de los ovarios, la masa corporal, la analítica hormonal y la respuesta a la estimulación en ciclos previos, entre otros. Además, aplicamos tests genéticos (IBgen FIV para personalizar casos de baja reserva ovárica o IBgen RIF para casos de fallo de implantación) y así poder diseñar el protocolo de medicación (tipo de gonadotropina y la dosis más adecuada a su perfil genético) conforme resulte del estudio individualizado de los genes de la paciente.

Durante todo el proceso, el ginecólogo realizará controles regulares mediante ecografías y posibles análisis de sangre para controlar el crecimiento y madurez folicular y en caso de ser necesario, poder modular la dosis de medicación conforme su evolución. Cuando se compruebe que los folículos han alcanzado un tamaño adecuado (más de 17 mm), se administra la hormona hCG para desencadenar la maduración final de los ovocitos y su ovulación. Momento que haremos coincidir para su extracción y posterior fertilización en el laboratorio de embriología.

Duración de la estimulación ovárica

Suele empezar el segundo o tercer día de la menstruación y acabar entorno al 14º en ciclos regulares. Durante el tiempo que dura la estimulación, la mujer recibe una inyección diaria de las hormonas implicadas en la regulación de la reproducción, las denominadas gonadotropinas (la FSH y la HMG).

Medicamentos para la estimulación ovárica

Existe una variedad de fármacos disponibles para este fin, y asimismo, diversas maneras (protocolos de estimulación) y vías de administración; en general la vía más usada es la inyección subcutánea. Las hormonas para estimulación ovárica suelen iniciarse durante los primeros días de la regla; y habitualmente se acompañan de medicación para que estos folículos una vez desarrollados no ovulen espontáneamente si no que puedan ser capturados durante la punción ovárica.

Las hormonas pueden ser inyectadas vía subcutánea o intramuscular, dependiendo de la pauta de medicación que el especialista decida.

Efectos secundarios de la estimulación ovárica

Con la estimulación ovárica el ovario aumentará de tamaño debido al desarrollo de múltiples folículos en su interior. El tamaño de un ovario es similar al de una almendra, tras la estimulación ovárica en algunos casos puede alcanzar el tamaño de una naranja; por lo que muchas mujeres puedan experimentar molestias abdominales como discreta hinchazón y pesadez en el bajo vientre. Este crecimiento puede también predisponer a que el ovario gire sobre sí mismo, ocasionando una torsión ovárica, fenómeno que es considerado una urgencia médica. Por este motivo, es recomendable limitar los movimientos bruscos (por ejemplo: gimnasia, saltos, relaciones sexuales) al final del periodo de estimulación ovárica y días posteriores.

Una respuesta exagerada del ovario a la estimulación, predispone asimismo al desarrollo de una de las complicaciones más severas en medicina reproductiva: el síndrome de hiperestimulación ovárica; sin embargo la aplicación de protocolos y fármacos específicos ha hecho posible que hoy en día podamos prevenir prácticamente al 100% la presentación de esta complicación.

Una adecuada valoración del caso clínico, la personalización del tratamiento y la selección metódica de los fármacos a emplear resultan elementos clave para lograr una óptima estimulación ovárica que tenga como resultado la captura de óvulos suficientes para realizar las técnicas de reproducción asistida y al mismo tiempo prevenir riesgos para nuestras pacientes.

Dr. Juan Carlos Castillo y Dr. Paolo Cirillo, ginecólogos del Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Estimulación ovárica: ¿Qué es? ¿Implica algún riesgo?
5 (100%) 2 votos