Desde la fecundación y hasta que tiene lugar la transferencia al útero materno, los embriones siguen un desarrollo que es valorado por los embriólogos. Aquellos que hayan llevado una correcta evolución y se encuentren en mejores condiciones son los que serán seleccionados para su transferencia y/o criopreservación.

En el Instituto Bernabeu llevamos a cabo la clasificación de los embriones de acuerdo con los criterios establecidos por la Asociación para el Estudio de la Biología Reproductiva (ASEBIR) en 2007 y actualizados en 2015. En base a ellos, se establecen de forma general cuatro categorías para clasificar los embriones:

Criterios para la clasificación de los embriones 0

  • Categoría A: Embrión de óptima calidad con máxima capacidad de implantación.
  • Categoría B: Embrión de buena calidad con elevada capacidad de implantación.
  • Categoría C: Embrión regular con bajas posibilidades de implantación.
  • Categoría D: Embrión de mala calidad con muy pocas posibilidades de implantación.

Es importante señalar que la clasificación en cada una de esas 4 categorías se realiza el día de la transferencia. No obstante, durante su desarrollo previo los embriones son valorados día a día, analizándose distintos aspectos morfológicos que serán tenidos en cuenta en el momento de la clasificación:

Criterios para la clasificación de los embriones

Se considera como Día 0 aquel en el que se realiza la extracción de los ovocitos y se lleva a cabo su inseminación mediante FIV o ICSI.

En Día 1, la fecundación se valora entre 16 y 22 horas post-inseminación considerándose como embriones aquellos que tengan dos pronúcleos y dos corpúsculos polares. Entre 25-27 horas se valora la primera división embrionaria.

En Día 2 y Día 3 se valoran aspectos como el número de células, número de núcleos por célula, simetría, grado de fragmentación, presencia de vacuolas y aspecto de la zona pelúcida. En esta fase se considera que el número ideal de células en día 2 es de 4, y en día 3 es de 8 células.

En Día 4 el embrión comienza su transformación en blastocisto, pasando de un estado en el que se observan las células de forma individualizada a transformarse en una masa compactada que recibe el nombre de mórula. En este día de desarrollo embrionario, se valora que el embrión haya aumentado en el número de células así como el grado de compactación y si incluye a todas las células o se ha dejado fuera alguna.Criterios para la clasificación de los embriones 2

Entre los Días 5 y 6 de desarrollo tras la fertilización, los embriones completan su transformación en blastocistos. En esta fase de desarrollo es posible visualizar e identificar determinadas partes (ver imagen lateral): el blastocele (la cavidad interna), la zona pelúcida (capa externa que rodea al embrión) el trofoectodermo (capa de células externa que rodean al blastocito y dará lugar a la placenta) y la masa celular interna (pequeño grupo de células a partir de las cuales se originará el feto). Los blastocistos se clasificarán en función de la valoración de tres aspectos: el grado de expansión, el estado de la masa celular interna y el estado del trofoectodermo.

Es importante señalar que tanto la clasificación definitiva como las distintas valoraciones que se hagan durante el desarrollo son una herramienta para valorar la calidad del desarrollo y sus posibilidades de gestación. Sin embargo, ni un embrión tipo A garantiza el éxito, ni un embrión tipo D asegura el fracaso. La implantación embrionaria es un proceso complejo que no sólo está relacionado con la calidad embrionaria sino que son muchos los factores que influyen, como la receptividad endometrial, la edad materna o factores inmunológicos.

Conocer más sobre la clasificación de blastocistos

Mariló Pérez, bióloga del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Criterios para la clasificación de los embriones
4.8 (95.79%) 19 votos