Unidad de inmunología reproductiva del Instituto Bernabeu

Asesoramiento, diagnóstico y tratamiento para evitar el rechazo inmunológico del embrión

La palabra inmunidad, se refiere a la protección que realiza nuestro cuerpo contra anomalías infecciosas, es decir nuestras defensas.

En el cuerpo humano tenemos dos tipos de defensas, la inmunidad innata, que está presente en todo ser vivo –incluso en las plantas- y la inmunidad adquirida, que consiste básicamente en recordar la respuesta de nuestras defensas, de modo que al estar en contacto nuevamente con esa misma infección se pueda responder de una forma rápida y coordinada.

Una pregunta muy frecuente en la consulta de fertilidad es, ¿Puedo estar rechazando mis embriones y por eso no quedarme embarazada?

Nuestro útero cuenta con una inmunidad específica que permite la implantación embrionaria, de la misma forma que el embrión tiene unas moléculas que lo presentan como un organismo no hostil, por lo que, nuestras defensas nunca podrían atacarlo.

La implantación embrionaria supone que en algún momento el embrión se oculta y protege contra el sistema inmunitario de defensa de la madre.

Dado que el embrión, tanto provenga de ovocitos propios como de ovocitos donados, es siempre un tejido extraño al sistema inmunitario, tiene que haber un dialogo entre ambos para permitir en primer lugar su anidación y luego su desarrollo.

En ocasiones este proceso de inmunotolerancia no se produce de forma correcta produciendo fallo de implantación tanto tras concepciones naturales, como tras FIV o abortos de repetición

¿Cómo tratar los problemas inmunológicos asociados a la fertilidad?

Dependiendo de la patología hay diferentes líneas de tratamiento que deben ser estrictamente personalizadas según los antecedentes clínicos y el resultado de las pruebas del laboratorio.

¿Cómo solucionarlo? Unidad IB de inmunología embrionaria

Dentro de la Unidad de Fallo de Implantación del Instituto Bernabeu hemos creado un Departamento multidisciplinar que cuenta con la colaboración del Dr. Pascual Marco, hematólogo y experto en estas cuestiones, conjuntamente con los ginecólogos y embriólogos que forman la Unidad de Inmunología Reproductiva del Instituto Bernabeu. Esta Unidad ofrece una valoración y tratamiento preconcepcional, postconcepcional y durante todo el embarazo.

Además en el Instituto Bernabeu cuenta con la Unidad de Embarazo de Alto riesgo coordinada por el Dr. Francisco Sellers con el fin de asegurar un embarazo a termino con éxito.

¿Qué papel tiene la inmunidad en la implantación embrionaria?

Primero, la detección del embrión como tal. El embrión presenta unas moléculas llamadas HLA que están presentes en todas las células, pero que estas solo las tienen los embriones. Tenemos HLA C, G y E en el embrión y vienen heredados del padre y de la madre. Algunos grupos sitúan la incompatibilidad entre HLA del tipo C paterno y materno como causa de fallo implantacional e incluso de ciertas patologías placentarias como retraso de crecimiento intrauterino o Preeclampsia. Aunque la realidad es, que todavía existe mucha controversia al respecto, habiendo publicaciones con resultados contradictorios. La carencia de estudios con buen diseño y aunando criterios hace que sea difícil ahora mismo establecerlo como causa, aunque es una vía de investigación prometedora.

Segundo, el papel de nuestras defensas en la implantación embrionaria, parece clave para poder desarrollar la complejidad de pasos necesarios para una buena placentación y anidación. Las defensas más estudiadas en el útero son las moléculas Natural Killer (NK). Las NK ayudan al embrión a conectar los vasos sanguíneos de la madre y los vasos sanguíneos del embrión que se formarán también con su ayuda. Si existen demasiadas defensas, se produce una formación de vasos incoordinada e ineficaz, pudiendo provocar aborto o fallo implantacional.

Las otras defensas, que existen en todo el cuerpo son los linfocitos T Helper (LTH), que son los que recuerdan las infecciones pasadas y los que hacen un llamamiento a las defensas que producen inflamación, sobre todo los LTH tipo 1, mientras que los tipo 2 producen defensas antiinflamatorias. Sabemos que el equilibrio TH1 y TH2 es importante en la implantación, de tal manera que cuando TH1 es mayor que TH2 se producen en más frecuencia abortos y fallo implantacional.

¿Cómo puedo saber si tengo un factor inmune relacionado con mi problema reproductivo?

En primer lugar, no aconsejamos realizar este tipo de pruebas a pacientes que no tengan un fallo repetido de implantación o padezcan abortos de repetición, puesto que la falta de estudios con consenso hace que la evidencia científica sobre este tema sea poco fiable hasta la fecha. Pero, si estamos en una circunstancia de las anteriores mencionadas y se ha descartado un origen más probable que este, realizamos un test en sangre para valorar la capacidad inmune de nuestro cuerpo para la implantación, valorando la población de NK más frecuentemente relacionadas y la relación de TH1 y TH2.

¿Le ha parecido interesante? No

Suscríbase al Newsletter IB

Necesitamos un email válido y que acepte los términos y condiciones de la web.
¿Quiere que
le asesoremos?