Si en el futuro decido que no los quiero, ¿que ocurre con ellos?

Es posible que tras haber vitrificado ovocitos que una paciente no los quiera utilizar para obtener un embarazo. La ley de reproducción asistida contempla tres supuestos más para el destino de los ovocitos vitrificados: se puede decidir su donación para investigación, otra opción es la donación con fines reproductivos a otras parejas y en último lugar la destrucción de los ovocitos.

Es complicado saber de antemano la validez de los ovocitos antes de su recogida del ovario.
Podemos estimar el número aproximado de óvulos que se podrán obtener, y estimar también las posibilidades de que esos ovocitos sobrevivan a la vitrificación y desvitrificación. Con esos datos, podríamos valorar si merece la pena realizar una estimulación ovárica para recuperar los ovocitos para la congelación de los mismos.  Aún así, tras la captación ovocitaria, los ovocitos son evaluados en el laboratorio de Fecundación in Vitro y sólo aquellos ovocitos que alcanzan el estado de madurez necesario son válidos para vitrificar. Los ovocitos que no son válidos para vitrificar tampoco lo serán para realizar el futuro tratamiento de reproducción asistida y son descartados 
y siendo conscientes de que hasta el momento de la inseminación de los mismos con espermatozoides y la posterior transferencia embrionaria en el útero de la mujer, no podremos determinar con la máxima fiabilidad si tendremos posibilidades de éxito .

¿Necesita ayuda?
Le orientamos sin compromiso