Infertilidad femenina

¿Qué es la esterilidad y que tipos existen?

La esterilidad es la dificultad o incapacidad involuntaria para engendrar hijos.

Hay de dos tipos: absoluta, cuando es imposible la generación de hijos y la relativa, también llamada subfertilidad, que es la situación en la que se requiere más tiempo que lo normal para que llegue a producirse el embarazo. Hay que distinguirla de la infertilidad que es cuando la mujer puede concebir pero el embarazo se malogra y no llega a término, como en el caso del aborto de repetición.

También puede clasificarse en primaria: cuando NUNCA se ha logrado engendrar o secundaria: cuando antaño lo hizo pero no lo logra ahora. Esta situación es muy frecuente cuando la mujer avanza en su edad por la mayor frecuencia de problemas ginecológicos a partir de los 30 años y por el declinar fisiológico de la fertilidad con el paso del tiempo que se acentúa a partir de los 35 años en general y es dramático a partir de los 40 años.

Por ello es esencial no demorar el diagnóstico.

SI no hay problemas en la relación sexual y no hay antecedentes médicos en la historia clínica de la mujer, un año de espera antes de consultar si es menor de 30 años, es razonable. Entre 6 meses y un año si la edad se centra entre los 30 y los 35 años. Seis meses hasta los 40 y de forma inmediata si inicia la búsqueda de embarazo a partir de esa edad.

¿Cuáles son las causas de la esterilidad femenina?

Sus causas son múltiples y pueden afectar a cualquier mujer.

La causa puede ser congénita (es decir que se nazca con ella), como es el caso de trastornos anatómicos u hormonales, malformaciones de los órganos sexuales, etc o secundarias a hábitos tóxicos, como el consumo y exposición a drogas, infecciones genitales, (muchas veces no presentan síntomas), fármacos, radiaciones o contaminantes ambientales.

Enfermedades como la endometriosis, adenomiosis, tumores del aparato genital femenino también son obstáculos para la concepción.

Valoración y estudio de la esterilidad

El estudio de la esterilidad femenina requiere valorar la función y anatomía de los ovarios, trompas, útero, genitales externos, por lo que no se puede llegar a un diagnóstico sin haber ponderado cada uno de estos factores.

Siempre hay que tener presente que los problemas de esterilidad son cosa de dos y una mujer puede concebir con un hombre y no con otro, bien debido a problemas del varón o a una relación sexual inadecuada.

Por ello es imprescindible siempre un estudio de la pareja.

¿Le ha parecido interesante? No

Suscríbase al Newsletter IB

Necesitamos un email válido y que acepte los términos y condiciones de la web.
¿Quiere que
le asesoremos?