Vasovasostomía. Paternidad tras vasectomia

La reparación microquirúrgica de los conductos seminales tras la vasectomía

¿Qué es la vasectomía?

Es la intervención quirúrgica que se realiza al varón para seccionar los conductos por los cuales se desplazan los espermatozoides desde los testículos hacia el exterior. Es una manera de esterilización masculina definitiva, equivalente a la ligadura de trompas que se realiza en las mujeres.

¿Qué alternativas existen para tener un hijo cuando tengo hecha una vasectomía?

Como ya se ha comentado, la vasovasostomía es una de las posibilidades para intentar que los espermatozoides que se siguen fabricando en los testículos de un varón, puedan alcanzar el objetivo, fecundar el óvulo de la mujer de manera natural.

La otra alternativa, es obtener los espermatozoides directamente de los testículos, mediante Punción y Aspiración con Aguja Fina (PAAF).

¿Qué es la vasovasostomía?

Es la intervención quirúrgica que intenta recanalizar los conductos por los cuales los espermatozoides salen de los testículos hacia el exterior, cuando el varón se ha realizado una vasectomía previa.

Se han estudiado los resultados de dicha intervención a lo largo del tiempo y se ha visto que el éxito en conseguir embarazo es muy variable, dependiendo sobre todo del tiempo que haga de la realización de la vasectomía. Si hace poco tiempo, las posibilidades de volver a tener unos niveles normales de espermatozoides en el eyaculado son mayores.

¿Qué es el PAAF testicular?

La alternativa más frecuentemente propuesta, más utilizada y con mayor posibilidad de éxito es la obtención de los espermatozoides directamente del testículo mediante punción testicular, PAAF. Eso sí, obligatoriamente hemos de recurrir a un tratamiento de FIV-ICSI convencional para poder utilizar los espermatozoides obtenidos. 

¿Cuál es el pronóstico?

El pronóstico es bueno puesto que partimos de la base de que el hombre es fértil. Ese aspecto influye directamente tanto en la calidad de los embriones que se obtienen tras la fecundación como en la posibilidad de implantación y embarazo evolutivo.

Qué duda cabe que la evaluación de la pareja de manera global e individualizada es clave para establecer el protocolo a seguir.

¿Le ha parecido interesante? No

¿Necesita ayuda?
Le orientamos sin compromiso