Nos encontramos justo en la mitad del embarazo, en la semana 20. El feto mide en estos momentos, 25 cm y pesa 245 g.

El útero ha crecido hasta la altura del ombligo. Por fin sentiremos algo muy emotivo: los primeros movimientos, pues el feto se muestra muy activo, con movimientos de lado a lado, se estira y hace gestos de agarrar.

Es el momento adecuado para realizar la ecografía más importante de todo el embarazo: la ecografía anatómica. En ella, además de comprobar las medidas fetales, el aspecto de la placenta y la cantidad de líquido amniótico,  se practica un detallado estudio de todos los órganos fetales, con la finalidad de descartar el mayor número de malformaciones.

Conviene seguir un mismo orden en la visualización de estos órganos: cerebro, corazón con sus válvulas y arterias, estómago, hígado, vesícula, columna, riñones, miembros superiores e inferiores con sus huesos largos, manos y pies. Confirmaremos el sexo. Y por último, nos ayudamos de la tridimensión, pues nos ofrece una mejor imagen de algunas estructuras, como la cara, columna y extremidades.

Su piel es de un color rojizo, porque aún no ha podido acumular suficiente grasa por debajo de ella, necesaria para mantener una temperatura aceptable. Las glándulas sebáceas de la piel se activan y crean una sustancia muy grasienta que protege su piel: el vernix.

Debemos puntualizar, que esta ecografía debe practicarse contando con equipos ecográficos de alta calidad, con ginecólogos experimentados y con tiempo suficiente.

Si la ecografía es satisfactoria, como así esperamos, nos indicarán la siguiente analítica que debe practicarse coincidiendo con la próxima visita, a partir de la semana 24. Hasta entonces

Dr. Francisco Sellers, ginecólogo del Instituto Bernabeu.

.

Si desea puede concertar una

Quinto mes de embarazo, semana 20
5 (100%) 1 voto