Tras realizar la fecundación in vitro (FIV), los embriones resultantes son evaluados en el laboratorio antes de ser transferidos al útero materno. En este punto, siempre surge una pregunta clave: ¿cuántos y cuáles de esos embriones deben transferirse?

La respuesta siempre buscará conseguir el equilibro entre maximizar las posibilidades de embarazo, y minimizar los riesgos asociados a un embarazo múltiple (hipertensión, mayor riesgo de diabetes, posibles complicaciones durante el embarazo y parto, etc.). Esta decisión se tomará siempre de manera individualizada para cada caso, teniendo en cuenta las condiciones y características concretas de cada pareja, como la evolución y el desarrollo de los embriones hasta el momento de la transferencia.

El personal médico valorará aspectos tales como la edad de la mujer, la causa de la esterilidad, intentos previos de FIV, el número de hijos previos, posibles patologías de útero y junto con la calidad de los embriones se hará una propuesta a la pareja, que será quien tome la decisión final.

Actualmente la legislación española permite la transferencia de un máximo de tres embriones en cada ciclo. Sin embargo, el avance de las técnicas y la experiencia del laboratorio hace que la decisión más habitual sea la de transferir un único embrión de buena calidad, suficiente para ofrecer una alta probabilidad de embarazo sin necesidad de correr el riego de un embarazo múltiple. Los embriones de buena calidad restantes serán criopreservados pudiendo ser utilizados en un futuro.

Mariló Pérezbióloga del Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Número de embriones a transferir: Importancia del consejo médico
5 (100%) 1 voto