Es bien conocido que en los últimos tiempos, gracias a varios reportajes televisivos y artículos en prensa escrita y on-line, se está mostrando cada vez con más frecuencia la práctica de lo que comúnmente se ha denominado inseminación artificial casera.

La utilización de este término puede resultar incorrecto e incluso considerarse “engañoso” si tenemos en cuenta que la inseminación casera no puede ser nunca comparable con la inseminación artificial realizada en un centro sanitario autorizado para llevar a cabo técnicas de reproducción asistida, ya que muestran diferencias importantes.

¿Qué es la inseminación artificial casera?

Hay que tener cuenta que la probabilidad de conseguir un embarazo mediante este procedimiento es la misma que se puede obtener a través de una relación sexual, es decir, el semen queda depositado en la vagina de la mujer y son los espermatozoides los que deben iniciar un camino lleno de dificultades hasta conseguir llegar al lugar de fecundación (Trompas de Falopio) y fecundar al óvulo.

¿Cuáles son algunas de las diferencias entre la inseminación artificial realizada en un centro de fertilidad y la inseminación artificial casera?

Pero existen otras marcadas diferencias que se traducen en el hecho de que las inseminaciones artificiales realizadas en un centro de fertilidad lleguen a tener una probabilidad de embarazo que pueden triplicar a las realizadas en casa:

1-.  Estimulación ovárica controlada ecográficamente mediante medicación hormonal a dosis bajas para favorecer el desarrollo y la maduración de los óvulos, lo que aumenta la probabilidad de éxito de la técnica.

2-. Control del momento de la ovulación, de manera que la ovulación se provoca mediante inyección subcutánea de una medicación hormonal de manera rigurosa y en el momento más adecuado para conseguir el mayor éxito posible.

3-. Capacitación y mejora del semen que nos permite seleccionar en el laboratorio por medio de personal experto sólo aquellos espermatozoides móviles, favoreciendo así el logro del embarazo.

4-. Lugar de depósito del semen. Tal y como se ha expuesto anteriormente, en el caso de la inseminación casera el semen es depositado mediante una jeringuilla en la vagina de la mujer por parte de una persona ajena al manejo de este tipo de situaciones, mientras que en la inseminación artificial propiamente dicha, es un ginecólogo el que deposita el semen capacitado en la cavidad uterina, facilitando que llegue el máximo número de espermatozoides móviles a las Trompas de Falopio. De esta forma, consiguiendo que el óvulo y los espermatozoides estén en el lugar adecuado al mismo tiempo conseguimos maximizar la probabilidad de conseguir la gestación deseada.

Así pues, no se pueden llamar de la misma forma dos procedimientos tan diferentes.

Además de las cuestiones técnicas, hay que hablar también de las cuestiones legales cuando se considera el uso de semen de varones donantes para realizar las inseminaciones en casa.

En nuestro país, no está permitido que un banco de semen de donante realice envíos a domicilios particulares ya que la legislación española señala claramente que “las técnicas de reproducción asistida sólo se podrán llevar a cabo en centros sanitarios debidamente autorizados. De esta forma,  objetivamente deja patente que no se pueden realizar este tipo de técnicas fuera de ellos.

Sin embargo, existen bancos de semen de donante internacionales que sí hacen este tipo de envíos permitiendo además que la mujer seleccione el donante atendiendo al perfil que se muestra en la web. Este último aspecto también queda claro en nuestra legislación donde se especifica que “la elección del donante de semen sólo podrá realizarse por el equipo médico que aplica la técnica, que deberá preservar las condiciones de anonimato de la donación….”.

Finalmente, una última consideración que las mujeres deberían conocer: la probabilidad de éxito en ambas técnicas depende de forma rotunda de la cantidad de espermatozoides móviles que sean inseminados. El coste del semen de donante que puede adquirirse en estos bancos internacionales depende de la cantidad de espermatozoides móviles que contiene la muestra elegida y del perfil del donante seleccionado, de manera que aquellas muestras con una mayor concentración tienen un coste más elevado.

Teniendo en cuenta este hecho, el coste de realizar una inseminación casera con un semen de donante de buena calidad puede ser prácticamente el mismo que si la realizamos en un centro de reproducción asistida, sin embargo la probabilidad de conseguir el embarazo está muy lejos de ser la misma.

Dra. Ana Fabregat farmacéutica, del Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

¿Qué es la inseminación artificial casera? ¿Qué diferencias hay con la realizada en un centro de fertilidad?
5 (100%) 1 voto