Conoce a la ginecóloga Carolina Tovar 0La doctora Carolina Tovar es una mujer con tesón. Y su historia es la de empeño en conseguir lo que uno quiere y de esfuerzo en hacerlo realidad. A los seis años decidió que quería ser médico. Cambió los juegos infantiles por estetoscopios e instrumentos médicos ante el asombro de una familia sin ninguna tradición médica que hubiera motivado su clara decisión. Desde bien pequeña tenía muy clara su vocación. Así que estaba predestinada a acudir a la Facultad de Medicina. Aunque lo que no tenía tan claro era la especialización a la que dirigiría sus pasos. La revelación llegó en el año de pasantía rural obligatorio en su país de nacimiento, Venezuela. Era un ambulatorio en el que atendía partos de bajo riesgo. Y aquella atención la cautivó, descubrió su vocación médica porque “traer niños al mundo es espectacular y decidí que quería ser ginecóloga”. Para formarse se mudó al más importante hospital Maternidad del país, en Caracas, donde desarrolló su formación Obstétrica y Ginecológica. La medicina reproductiva llegó justo después, una vez que comenzó a trabajar en una de las primeras clínicas donde contaban con una unidad pionera de reproducción asistida. “Definitivamente me enamoré de esta profesión”, confiesa, “es lo que he hecho desde entonces y lo que quiero seguir haciendo”.

España estaba en su mente porque era el país donde estaban los médicos que habían escrito los libros con los que estudiaba, así que decidió viajar para homologar el título. Y tenía también muy claro que a pesar de que era doloroso abandonar su país y sobre todo dejar atrás a la familia, debía dar un paso más. Hoy se siente orgullosa de esa decisión y de haber trazado su trayectoria como especialista en medicina reproductiva y haberlo hecho en el Instituto Bernabeu.

Hace cuatro años el doctor Rafael Bernabeu le propuso el reto de encabezar el grupo de profesionales de la clínica de Cartagena. Y allí inició una etapa llena de ilusión y también con la preocupación de mantener el prestigio del Instituto Bernabeu. Sus ganas y las del equipo que trabaja en la ciudad murciana han hecho el resto para que durante este tiempo la clínica sea un referente en medicina reproductiva en la ciudad. Ofreciendo además la ventaja de realizar en el centro de medicina reproductiva de Cartagena todas las pruebas y tratamientos necesarios evitando que los pacientes tengan que trasladarse.

Confiesa que lo que más le motiva de su profesión es aportar su granito de arena para ayudar a formar familias. También reconoce momentos de frustración cuando, tras poner mucho empeño, no se logra el objetivo. “Por eso trabajamos en ser mejores y en alcanzar lo inalcanzable”. Su consejo para aquellas parejas que quieren iniciar un tratamiento de reproducción asistida es muy claro: “Que empiece con mucha ilusión y que sea persistente, constante, porque afortunadamente muchas pacientes lo logran en el primer intento, otras no, pero al final del camino quien cree en ese sueño lo logra, siempre que confíe en sí mismo y en el equipo de trabajo”.

Entrevista doctora Carolina Tovar

“La ilusión cuando se logra el test positivo no cambia nunca”

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?

La capacidad de poder cambiar la vida a las personas de una forma tan positiva como es formar una familia. Esa es mi mayor motivación. Sabes que siempre se acordarán de ti porque les has ayudado a cambiar su vida. Pero también hay momentos tristes cuando las cosas no salen como esperamos.

¿Cuándo supo que su especialidad sería la medicina reproductiva?

Cuando entré en la Unidad de Reproducción por primera vez. Al principio me pareció un mundo complejo y desconocido. Tras dos años de formación inicial, y de la mano de excelentes maestros, pude conocer conocer las bondades de la medicina reproductiva, una especialidad que ha cambiado muchísimo. Para mí es una gran ilusión poder hacer medicina reproductiva.

¿Cuál ha sido el mayor reto al que se ha enfrentado?

Situar mi especialidad fuera de las fronteras y hacerlo fuera de mi país que era el ámbito donde yo creía que me iba a desarrollar. Partir de cero supone demostrar lo que uno es. Mi reto está en decir sí puedo a pesar de las dificultades. Llegué a España para homologar mi carrera y especialidad y con empeño, optimismo y confianza lo logré y he seguido trabajando aquí. Fui de esa tanda de profesionales venezolanos que querían mejorar su calidad de vida y la de su familia, cuando el país empezaba a estar en crisis, pero aún no estaba como lo vemos hoy. Tomé decisiones a tiempo. Y mi máxima es mirar siempre hacia adelante.

¿Cómo es el Instituto Bernabeu de Cartagena y sus pacientes?

El Instituto Bernabeu de Cartagena es una sede con 14 años que mejora día a día. Fue un reto importante y una gran responsabilidad ocuparme de la sede de un grandísimo grupo en el que debía mantener el prestigio. Y ha sido maravilloso, he crecido profesionalmente y te das cuenta de que somos capaces de hacer muchas cosas que no puedes lograr sin el excepcional equipo que hay. De una gran calidad humana. Voy a trabajar cada día con gran gusto. Sin eso no es posible. Y eso lo notan los pacientes, la gran calidez, que a veces es más importante que otras cosas. Los pacientes de Cartagena son muy cálidos. Al ser una zona de mucha diversidad cultural tenemos profesionales que trabajan en grandes industrias, militares, tenemos otros pacientes que provienen de distintos países generalmente norafricanos y pacientes de la costa. Y eso enriquece la consulta totalmente.

¿Qué le aconseja a un paciente que quiere iniciar un tratamiento de reproducción asistida?

Que empiece con mucha ilusión y que sea persistente, constante, porque afortunadamente muchas pacientes lo logran en el primer intento, otras no, pero al final del camino quien cree en ese sueño lo logra, siempre que confíe en sí mismo y en el equipo de trabajo.

¿Cómo ha cambiado desde el primer test positivo de embarazo hasta hoy?

El primer test nunca se olvida. A medida que pasan los años ves las cosas objetivamente, pero la ilusión del positivo no cambia nunca. Sobre todo, cuando son pacientes que han luchado mucho, han estado contigo de principio a fin y lo consiguen. Esa alegría y emoción no ha cambiado. Hoy el sentimiento es más maduro.

Si desea puede concertar una

Conoce a la ginecóloga Carolina Tovar
5 (100%) 1 voto