Conoce a la doctora Ángela Llaneza 0Su trabajo es su pasión. Así que la doctora Ángela Llaneza está feliz de poder ejercer aquello que más le motiva cada día. Un año y medio antes de decidir qué carrera estudiaría descubrió su interés por la medicina. Y aunque en su familia hay médicos, hasta ese momento no se había sentido atraída por ella. Lo más próximo había sido su interés infantil por ser veterinaria. Hasta entonces su principal foco estaba en los estudios de economía, que desaparecieron de su cabeza cuando empezó a sentir un gran interés por la vida y cómo funciona el cuerpo humano.

Su trayectoria en Medicina Reproductiva está unida desde sus inicios a Instituto Bernabeu que considera su casa y en varias de cuyas sedes ha trabajado, Albacete, Alicante y Madrid. “Hice la especialidad de Ginecología en el Hospital Clínico San Carlos, centro con una larga tradición en Reproducción Asistida. La residencia me permitió descubrir que esto era lo que me apasionaba. Realicé un Máster en medicina Reproductiva, pero toda mi formación ha estado ligada a Instituto Bernabeu, soy hija de esta casa”, reconoce la doctora Llaneza que en la actualidad ejerce su profesión de ginecóloga en Instituto Bernabeu Madrid donde atiende también a pacientes internacionales gracias a su conocimiento de inglés y francés. Un trato que le llena y le permite indagar y conocer los distintos motivos por los que las personas de España y también las de otros países acuden a Instituto Bernabeu en busca de ayuda para sus problemas reproductivos.

Actualmente está cursando un Máster en Salud Pública, con el que quiere profundizar su interés en el componente social y epidemiológico de la ginecología y especialmente de la medicina reproductiva.

Siente fascinación por lo que supone ser ginecóloga y durante la carrera descubrió y se maravilló de todos los eventos que suceden desde la fecundación hasta el momento del nacimiento. “Es fascinante descubrir cómo de dos células, meses después, nace un niño”, y añade que “una vez que me hice ginecóloga encontré mi pasión en la medicina reproductiva”. Actualmente su interés profesional se ha centrado en el fallo de implantación embrionaria y el factor inmunológico de la fertilidad así como los factores que influyen en la salud de la población. “Lo que más me interesa es el embarazo, la implantación. El sistema inmunológico y cómo el cuerpo que no tolera lo ajeno permite durante nueve meses que un cuerpo extraño se desarrolle durante nueve meses. También me interesa mucho la parte epidemiológica”, explica la doctora Llaneza.

Se siente interesada por los problemas de fertilidad y hasta qué punto hay un componente social. En la consulta ve a diario cómo llegan parejas y mujeres más tarde de lo que les habría gustado y reconoce que aunque la medicina intenta superar y paliar las consecuencias de este retraso de la maternidad, y muchas veces lo consigue, también considera que es necesario que se desarrollen políticas de conciliación y ayudas para la favorecer la maternidad antes de lo que está sucediendo ahora.

Considera “fascinante” el estudio del fallo de implantación, un problema en la que Instituto Bernabeu ha puesto su interés y gracias a su Unidad específica estudia, investiga y busca soluciones para las mujeres que no logran el embarazo o cuando lo hacen pierden al embrión al poco tiempo. Reconoce que “aún estamos muy lejos para establecer certezas absolutas” y añade que “es importante que las pacientes lo tengan claro. Que tengan una buena información al respecto. Debemos ser honestos”.

El perfil del paciente de Instituto Bernabeu Madrid es muchas veces el de personas con una trayectoria larga, con tratamientos fallidos, diagnósticos complicados y de fallo de implantación. Un tercio de las pacientes que se atienden tienen baja reserva. “Hay mucho sufrimiento detrás de las personas que buscan ayuda para ser padres”, explica la doctora de Instituto Bernabeu, cuya premisa es la de basar los tratamientos en la evidencia, la seguridad y comodidad.

En sus ratos libres, la doctora Llaneza hace deporte y disfruta quedando con sus amigos. Logra abstraerse escuchando música y con otro placer, la lectura. Siempre que puede visita a su familia que reside en Asturias, en cuyo paisaje encuentra el sosiego que se escapa en el día a día.

“El sistema inmunológico me fascina, cómo el cuerpo que no tolera lo extraño acepta un cuerpo ajeno durante 9 meses”

¿Cómo ha sido el camino hasta ser ginecóloga?

Ha sido un camino duro pero lleno de satisfacciones. Me apasiona la medicina, aunque no siempre quise ser médico, de hecho quería dedicarme a la economía. A los 17 años me entró la curiosidad por cómo funcionaba el cuerpo, algo que nunca antes me había atraído.

¿Qué es lo que más le interesa de la medicina reproductiva?

Al principio me atraía la endocrinología, que está muy relacionado con lo que hacemos ahora. Fue durante la carrera cuando me fascinó la ginecología, el control del embarazo, el parto y nacimiento. Y cómo de dos células nace un niño. Una vez que me especialicé en ginecología descubrí mi pasión en la medicina reproductiva.

¿Cuál es actualmente su interés profesional?

Me interesa el embarazo, la implantación y por qué unos embriones implantan y otros no. Me interesa el sistema inmunológico y me fascina cómo el cuerpo, que no tolera lo extraño, sí acepta un cuerpo extraño durante nueve meses. Y también tengo interés por la parte epidemiológica, porque hay un problema de fertilidad y tiene un componente social.

¿Cuáles son esos componentes?

Uno es el retraso de la edad de la maternidad y hay que ver por qué llega ese retraso. La inestabilidad en el trabajo, el encontrar un compañero. Hay cierta penalización a la maternidad en algunos casos y pocas facilidades y un embarazo trunca el desarrollo profesional. La medicina hace mucho, pero hacen falta más políticas.

¿Qué es lo que le interesa del fallo de implantación, en el que se ha especializado y el factor inmunológico?

Es un tema fascinante para investigar. Pero aún estamos muy lejos a día de hoy de establecer certezas absolutas. Es importante que los pacientes lo tengan claro, que posean buena información al respecto. Hay que ser honestos.

¿Cuál es el perfil de paciente que ve en Instituto Bernabeu?

Es un paciente muchas veces con una trayectoria larga, con tratamientos fallidos y diagnósticos complicados, en muchos casos por fallos de implantación. Un tercio son pacientes con baja reserva ovárica que vienen a nuestra consulta porque estamos especializados. Hay mucho sufrimiento detrás de la búsqueda de ayuda para ser padres. Nosotros somos muy claros en cuanto a los tratamientos y nos basamos en la evidencia científica y los principios de seguridad y comodidad.

Atiende a pacientes españoles y gracias a su nivel de francés e inglés también extranjeros, ¿es diferente el perfil de paciente?

Para mí atender a pacientes de otros países es un placer porque ves situaciones diferentes. Cuando se habla en términos tan complejos que afecta tanto a nivel emocional una comunicación fluida es fundamental. En cuanto a los pacientes, el paciente francés por ejemplo es algo diferente al nacional porque en Francia en materia de reproducción asistida son muy conservadores y está más atrasado en técnicas de reproducción asistida. A España y a Instituto Bernabeu vienen por el prestigio y la experiencia. En Instituto Bernabeu tienen un tratamiento personalizado en todos los sentidos, tienen un médico y un coordinador que se ocupa en su idioma.

Si desea puede concertar una

Conoce a la doctora Ángela Llaneza
Valoración