Logran mejorar la estimulación ovárica usando menos inyecciones

  • 11-07-2017

Un estudio demuestra que la calidad de vida de las pacientes que se someten a un tratamiento de fertilidad aumenta al usar un dispositivo que ya utilizan los insulinodependientes para aplicar la medicación sin pinchazos.

Un 10% de la población tiene miedo patológico a las agujas, una fobia que, si no se logra controlar, genera ansiedad y estrés. En los tratamientos de fertilidad la administración de fármacos con inyecciones es necesaria cuando se realiza una estimulación ovárica. Y la clínica de medicina reproductiva Instituto Bernabeu ha revolucionado la forma de suministrarlos al efectuar un estudio en el que ha demostrado que la calidad de vida de la paciente mejora al usar un dispositivo que permite inyectar la medicación sin agujas. Una única inyección permite administrar la medicina durante tres días sin necesidad de pinchazos. Basándose en el sistema que utilizan los diabéticos para administrarse la insulina, el Instituto Bernabeu ha aplicado con un uso ginecológico el dispositivo denominado i-Port. Se trata de un aparato que se coloca en el abdomen o el muslo y que introduce en la piel una cánula que permanece durante tres días y a través de la cual se inyecta el medicamento, evitando las inyecciones.

Al Instituto Bernabeu llegan personas a las que las inyecciones les dan pavor e incluso las bloquea a la hora de iniciar el tratamiento. Por lo que en el centro de medicina reproductiva pensaron que debían buscar un método que resultara cómodo y sencillo y no supusiera un rechazo para las pacientes y lo encontraron en el mundo de los insulinodependientes.

“Lo hemos aplicado reduciendo notoriamente el estrés vinculado a la administración de medicina y hace que la paciente tolere mejor el tratamiento” explica el director médico del Instituto Bernabeu, Rafael Bernabeu. “La duración media de una estimulación ovárica es de 10 días y a veces necesitamos varias inyecciones diarias. Con este avance se reducen de 20 a 3 el número de inyecciones para la correcta estimulación del ovario”, añade el ginecólogo.

El congreso de infertilidad y embriología de Suiza ESHRE, celebrado a principios de julio y que ha reunido a 10.000 especialistas de todo el mundo ha reconocido la importancia de esta novedosa aplicación en medicina reproductiva que ha puesto en marcha para uso ginecológico el Instituto Bernabeu de Alicante aceptándolo entre los trabajos expuestos en este encuentro internacional.

La utilización del i-Port ya está en marcha en el centro de medicina reproductiva al comprobar que elimina la tensión entre las pacientes. La aplicación piloto ha sido con donantes de óvulos y ha obtenido un alto grado de satisfacción por parte de las usuarias. Más del 90% de las mujeres que lo han utilizado y a las que se preguntó cómo querían recibir la medicación de la estimulación ovárica han decidido administrarse los fármacos utilizando este nuevo sistema.

El director de la Unidad Operacional de Ovodonación del Instituto Bernabeu, Jaime Guerrero, tuvo la idea de aplicar este sistema del mundo de los diabéticos a la medicina reproductiva. Explica que en un tratamiento de estimulación ovárica es necesaria hasta una docena de inyecciones y el dispositivo i-Port es una alternativa ya que la persona coloca en su abdomen o muslo un parche con la cánula a través de la cual se administra la medicina durante tres días.

Guerrero señala que cuando se inició el estudio para aplicar el dispositivo en ginecología surgieron dudas de si finalmente sería viable para el uso en tratamientos de fertilidad y coadyuvantes hasta que se descartaron reacciones adversas. El resultado es el mismo que con la aplicación de las inyecciones, se logra el mismo número de ovocitos y el consumo de gonadotropinas (las hormonas que se inyectan en la estimulación) es el mismo.

 

 

Mujer con el dispositivo iPort

¿Necesita ayuda?
Le orientamos sin compromiso