Fertyplan: Planificación pro-fertilidad

Estudio de la salud reproductiva para la planificación de la fertilidad futura. “Más vale prevenir que curar”; actúa sobre tu reloj biológico.

¿NECESITA AYUDA?
Le orientamos sin compromiso
+34 965 50 40 00

Actualmente, las personas en edad fértil retrasan la decisión de ser padres cada vez más debido principalmente a motivos profesionales y/o personales, trayendo consigo una reducción drástica de las posibilidades de tener hijos y por tanto completar su idea de familia.

Estas y otras posibles causas de infertilidad de carácter natural pueden solventarse si se detectan con suficiente antelación, así como prever diferentes escenarios reproductivos para el futuro.

El Instituto Bernabeu, ha sido el primer centro europeo privado que ha desarrollado la planificación familiar profertilidad, dónde en una sola visita, se realiza la evaluación de todos los factores relacionados con el pronóstico reproductivo. 

¿Por qué es importante conocer tu fertilidad?

La dificultad para quedar embarazada es más frecuente de lo que podemos pensar. El historial clínico o ginecológico, antecedentes familiares o incluso hábitos de conducta pueden revelar posibles futuras dificultades para la consecución de un embarazo; conociéndolo con anticipación se puede prever gran parte de ellos y asegurar en mayor medida la maternidad futura. 

¿En qué te puede ayudar conocer tu futuro reproductivo? 

Conocer la situación actual ayudará a tomar decisiones en el futuro reproductivo. Averiguando de manera particular si los riesgos de demorar la maternidad/paternidad son mayores y pudiendo acceder a técnicas de preservación de la fertilidad como la vitrificación de ovocitos o la custodia seminal.

De esta forma, podemos ayudar a mujeres y hombres a conseguir sus planes reproductivos y, por tanto, a tener el número esperado de hijos a la edad deseada. 

¿En qué consiste la planificación pro-fertilidad?

Se trata de un estudio de carácter preventivo con el objetivo de dar la mayor información para la planificación de la vida reproductiva. Se puede realizar en cualquier momento de la edad fértil tanto en parejas o en mujeres u hombres que deseen realizar una evaluación de forma individual. En el proceso, se involucran diferentes pruebas:

  1. Realización de un cuestionario previo. Una vez realizada la primera toma de contacto, recogeremos aquellos datos que pudieran ser relevantes para el resto de pruebas.
  2. Estudio ginecológico. Una vez realizado el cuestionario, tiene lugar una visita con el ginecólogo especializado en reproducción a fin de conocer cada detalle de la historia médica que pudiera orientar el diagnóstico y tratamiento de un futuro problema de infertilidad. Así mismo, durante esta visita se realizarán diferentes pruebas diagnósticas como una ecografía vaginal o determinación de AMH (la hormona que nos orienta sobre la reserva ovárica) en el caso de la mujer, o un seminograma, en el caso del varón.
  3. Informe de resultados. Tras el estudio, se le entregará al paciente una evaluación final en el que se incluyen los resultados de las pruebas médicas realizadas y las recomendaciones a futuro de nuestros especialistas en reproducción. 

¿Qué se puede detectar? ¿Cómo prevenir problemas de fertilidad futura?

En lo referente a la mujer, es fundamental descartar algunas enfermedades como la endometriosis, los miomas o las malformaciones uterinas que van a tener un impacto en la fertilidad y que van a precisar de tratamiento y/o seguimiento. Por otra parte, resulta fundamental analizar otros aspectos que tienen una influencia directa en la fertilidad femenina como la reserva ovárica.

En el caso del hombre, las causas más comunes de infertilidad están relacionadas con los parámetros seminales: tener un número bajo de espermatozoides una mala movilidad o una morfología alterada. Además, existen más concretas como problemas de obstrucciones, infecciones, enfermedades o causas genéticas que impidan la fecundación del óvulo o afectan a la calidad embrionaria.

Durante la evaluación se procede a realizar una valoración de las costumbres relacionadas con la fertilidad en ambos miembros de la pareja. Suprimir hábitos de riesgo e iniciar otros saludables en lo que respecta a la fertilidad puede ser el primer paso para evitar futuros problemas reproductivos.

El ginecólogo orientará en cada caso sobre las posibilidades de actuación con las que cuenta cada paciente, para que éste pueda tomar la decisión que considere más adecuada acorde a sus planes de vida para preservar su fertilidad. Por ejemplo, en casos en que se prevea una baja respuesta ovárica, o en mujeres que tienen ya claro que quieren ser madres pero que quieren esperar muchos años antes de formar familia, informará de la posibilidad de preservar sus propios óvulos mediante vitrificación (congelación), y así poder usarlos en el futuro.

¿Le ha parecido interesante? No

Suscríbase al Newsletter IB

Necesitamos un email válido y que acepte los términos y condiciones de la web.
¿Quiere que
le asesoremos?