CCS. Estudio cromosómico del embrión

Este estudio nos indica cuando el embrión es el responsable de la esterilidad, aportando información de su estado y el origen de fallos de implantación previos o abortos de repetición.

Debemos tener presente que para que se culmine con éxito un embarazo logrado sin necesidad de Reproducción asistida o tras el tratamiento de un desorden reproductivo hay tres pacientes que deben estar sanos: el varón, la mujer y el embrión. No es cuestión de dos, sino de tres y estamos descubriendo que este último es el responsable de muchos problemas de esterilidad que tradicionalmente se decía que eran de causa desconocida o producto de la “mala suerte”.

Al embrión apenas lo conocemos antes la forma de evaluarlo era muy simplista: nos basábamos en la morfología, es decir la forma y que adoptaba en los días que se cultiva, su número de células, su velocidad de división: en resumen en su aspecto extremo.

La búsqueda de pruebas que nos pudieran hacer más fiable la selección embrionaria y ampliar el conocimiento sobre su salud, ha sido incesante en los últimos años.

Sabíamos que las alteraciones cromosómicas son las responsables de la mayoría de los abortos  tempranos y de tratamientos tanto de inseminación como de FIV (Fecundación in vitro) fallidos, pero no disponíamos de técnicas fiables y que no fueran perjudiciales para el embrión.

Afortunadamente tanto para pacientes como para médicos, este escenario ha cambiado rotundamente: hoy realizar un estudio completo de todos los cromosomas del embrión es una realidad.

¿Cómo se realiza el CCS? 

Tomamos una muestra de las células de la capa externa del embrión (su futura placenta); estas células son analizadas y podemos saber el nº, y estructura de sus cromosomas, que contienen la información genética. 


¿Qué ventajas me aporta como paciente el CCS? 

Permite descartar aquellos embriones que clásicamente se han clasificado como de “buena calidad” por su aspecto, pero que siendo portadores de alteraciones cromosómicas acababan, bien no implantado, o abortándose en las primeras semanas de embarazo.

¿Cuándo se debe hacer el CCS?  

Este estudio, denominado CCS por sus siglas en inglés (Comprehensive chromosomal screening) o estudio global de cromosomas), está indicado en casos de fallos previos  de FIV o Inseminaciones, abortos de repetición o de causa desconocida y anomalías cromosómica en los pacientes o en sus familias.

VENTAJAS DEL SCREENING CROMOSÓMICO COMPLETO

Evita innecesarias congelaciones
y transferencias de embriones anómalos que, por su forma,

podrían parecer aptos pero cromosómicamente no lo son

Selección embrionaria adecuada combinando

criterios morfológicos y cromosómicos

Reduce el riesgo

de aborto

Evita el diagnóstico prenatal
durante el embarazo

(amniocentesis, biopsia de corion, ...)

Evite transferencias múltiples que pueden

generar embarazos múltiples

Mayor precisión
en el

diagnóstico

La biopsía en día 5,
preserva la masa celular interna

del embrión de cualquier daño

 

 

¿Le ha parecido interesante? No

Suscríbase al Newsletter IB

Necesitamos un email válido y que acepte los términos y condiciones de la web.
¿Quiere que
le asesoremos?