El síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO) es una situación patológica  que se da en aquellas pacientes que responden de forma exagerada a la estimulación ovárica realizada en Fecundación in vitro

Actualmente tenemos varios indicadores que nos pueden predecir quienes pueden desarrollar con mayor facilidad esta situación. Por ejemplo, sabemos que tienen mayor riesgo, pacientes jóvenes, delgadas o con síndrome de ovarios poliquísticos.

El SHO puede ser leve, moderado o grave, dependiendo de los síntomas aparecidos. Los síntomas más frecuentes son los de las formas leves o moderadas, con sensación de distensión abdominal, náuseas y/o vómitos y diarrea., en las formas graves se observa líquido en el abdomen (ascitis) e incluso en los pulmones (hidrotórax).  El SHO grave es la situación más temida, pero también es la más infrecuente, y con las técnicas de prevención y de tratamiento que hoy en día tenemos es una situación que tiende a su desaparición.

A su vez, existe la forma precoz y la tardía. La forma precoz suele ser autolimitada sino realizamos transferencia embrionaria, mientras que la tardía es la que más problemas suele dar pudiendo tardar la recuperación completa hasta meses. Esta forma tardía se da tras obtener gestación en la transferencia embrionaria realizada. 

Todavía hoy la forma en que se desencadena esta situación es desconocida. Parece ser que es necesaria una respuesta ovárica exagerada, que se puede traducir en niveles de estradiol elevados, junto con la presencia de la hormona hcg (necesaria para la inducción de la ovulación). Esta hormona es la hormona que se segrega tras la gestación, por lo que también se han visto otras formas de esta misma situación en gestaciones espontaneas.

Actualmente tenemos muchas estrategias para prevenir el SHO, por lo que, es una entidad que se da cada vez con menor frecuencia, y solo se presenta de forma leve-moderada. 

Las medidas preventivas pasan por la cancelación del tratamiento previo a la recogida ovocitaria, hasta la inducción de la ovulación con hormonas diferentes a hCG (agonistas GnRH). 

Si la inducción de la ovulación ya se ha realizado, sabemos que la congelación embrionaria posponiendo la transferencia embrionaria también es una medida eficaz. 

El tratamiento de esta situación que puede llegar a ser grave y requerir ingreso hospitalario, es sobretodo, sintomático. Recientemente se han descrito formas de tratamiento que intentar tratar el origen del SHO, como es el uso de antagonistas de GnRH.

Dra. Belén Moliner, ginecóloga del Instituto Bernabeu.

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, síganos en facebook o twitter

Si lo desea concierte una consulta médico on-line o pida su cita.

Más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com o www.ibbiotech.com