Todos nosotros en un momento de nuestras vidas “engañamos” a nuestras madres.

Y no me refiero a las mentirijillas de la juventud o a las travesuras del colegio, sino a un momento esencial en nuestras vidas: cuando éramos embriones.

Debido a  que el embrión no tiene las mismas proteínas y constitución que los tejidos maternos, es un elemento extraño para el sistema inmunitario o de defensa materno.

Por ello, para implantar y desarrollarse en el útero materno debe desencadenar y mantener desde las más tempranas etapas de la gestación un fenómeno de inmunotolerancia, haciendo que el sistema inmunitario, que es quien se encarga de combatir y rechazar cualquier sustancia o tejido extraño al organismo, lo acepte.

Actualmente, y  a pesar de los avances recientes en este campo, desconocemos con exactitud como el embrión silencia al sistema inmunitario materno. Si que es sabido que, enfermedades autoinmunes y la presencia de anticuerpos en sangre materna causan fallo implantatorio, abortos de repetición, retraso del crecimiento fetal, insuficiencia placentaria y muerte fetal intraútero.

Por lo que estas situaciones exigen descartar tal posibilidad.

Hoy en día, existen tratamientos eficaces. El uso de heparina, aspirina, en ocasiones corticoides desde antes del inicio de la gestación y hasta su finalización ha demostrado ser muy eficaz en la prevención y tratamiento de estas enfermedades.

Ahora bien, una cuestión muy controvertida, es qué hacer cuando una mujer sufre de fallo implantario tras repetidos intentos de FIV, dónde todo parece normal, los embriones son de buena calidad, y sin embargo, no implantan o se produce un aborto temprano y además los estudios encaminados a conocer las causas no las encuentran.

O, cuando una mujer sufre de abortos de repetición sin causa conocida.

¿Qué hacer, cuando sospechamos pero no podemos afirmar que existe un “rechazo inmunitario”?.

En el Instituto Bernabeu, dentro de la Unidad de Fallo Implantatorio y en colaboración con expertos inmunólogos de Inglaterra y Alemania, hemos desarrollado diferentes protocolos personalizados de tratamientos, que incluyen fármacos tan diversos como hidrocloraquina, metformina, intralípidos intravenosos, heparina, factor de estimulación de colonias de granulocitos, vitamina D (que es también una hormona), ácidos graso poliinsaturados, etc. que actúan como inmunomoduladores, mejorando las posibilidades de una  correcta implantación y desarrollo de la gestación hasta los nueves meses.

Aunque no hemos respondido a plena satisfacción  al ¿porqué abortaba o mis embriones no implantaban?, sí que hemos llegado a tratar  con éxito y solucionar este angustioso problema con la ayuda de estos nuevos protocolos.

Dr. Rafael Bernabeu, Director Médico del Instituto Bernabeu.

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, síganos en facebook o twitter

Si lo desea concierte una consulta médico on-line o pida su cita.

Más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com o www.ibbiotech.com

Hoy en día, los problemas en la inmunotolerancia del sistema materno, se pueden tratar con terapias inmunitarias personalizadas como las que llevamos a cabo en la Unidad especializada para el fallo de implantación y aborto de repetición del Instituto Bernabeu.