Cada día es mayor el número de mujeres que nos consultan sobre la importancia de la edad y si tiene que darse prisa o no para buscar un embarazo.

La edad, apenas influye en el varón, pero es vital en la mujer, en cuanto al pronóstico reproductivo.

En el hombre, la producción de espermatozoides y su recambio por otros generados de nuevo, es constante desde la pubertad hasta la senectud.  En la mujer, por el contrario la pérdida de sus óvulos es un proceso exponencial e irreversible desde el momento del nacimiento hasta la menopausia, y no hay ninguna manera de frenarla.

¿Por qué?

La mujer nace ya con su dotación de ovocitos para toda la vida, cercana al millón, porque su actividad ovárica, se inicia en su 12ª semana de gestación y la generación de ovocitos finaliza de forma irreversible alrededor del quinto mes de embarazo, por lo que la mujer dispone de una “reserva ovárica” limitada.  Desde el nacimiento, cada mes, cada día, se están perdiendo ovocitos. Ya con la primera menstruación  se siguen perdiendo los óvulos  pero también comienza la ovulación.  Cada mujer tendrá a lo largo de su vida unas 400 ovulaciones. Es decir, se ovularán sólo 400 ovocitos del millón que hay al nacimiento; el resto se degradan sin llegar a ser madurados y ovulados por el ovario. El periodo de mayor fertilidad en la mujer oscila entre los 16 a los 30 años aproximadamente. A la menopausia se llega ya con sólo unas decenas  de ovocitos.

Po ello, es  muy importante para emitir un pronóstico y orientar adecuadamente los tratamientos de fertilidad, conocer  la reserva ovárica porque a mayor edad, hay una menor reserva ovárica y peor calidad ovocitaria y como consecuencia, disminución de la fertilidad y un aumento del número de abortos y malformaciones fetales.

La respuesta a los fármacos en la fecundación in vitro, también depende de la reserva ovárica de la que partimos. Estimar la reserva ovárica es sencillo: una ecografía para ver el ovario y medir en un análisis de sangre la cifra de un marcador; la hormona antimulleriana, que refleja con bastante fidelidad la cohorte de folículos que tenemos; el “almacén” con el que cuenta la mujer que nos consulta.

En el Instituto Bernabeu desarrollamos nuevos protocolos, con distintos fármacos adyuvantes y modos de administración para que la mujer obtenga las mayores posibilidades, por que somos conscientes de que las posibilidades irán decreciendo constantemente.

A día de hoy, la edad de la mujer y sobre todo la reserva ovárica, es uno de los factores limitantes  más importantes en cuanto al éxito de los tratamientos.

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, sígalos en facebook

Para más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com