Reserva ovárica es un concepto muy utilizado en reproducción asistida pero no siempre las pacientes conocen su significado y sus implicaciones clínicas. La reserva ovárica de una mujer hace referencia a la cantidad total de ovocitos que tiene en sus ovarios y proporciona información acerca de su porvenir reproductivo y sus posibilidades de reproducción.

La reserva ovárica ovárica es inversamente proporcional a la edad de la mujer, de manera que a mayor edad existe una menor reserva ovárica y una menor calidad ovocitaria.

Hasta hace relativamente poco tiempo, las pruebas que nos orientaban acerca de cual era la reserva ovárica de una mujer incluían una ecografía y un análisis hormonal basal (donde se determinaba los valores de FSH, LH y estradiol) realizadas ambas entre los días 3 y 5 del ciclo menstrual.

Actualmente disponemos de una nueva aplicación de la hormona antimülleriana como marcador de reserva ovárica y predictor de la respuesta de los ovarios de una mujer ante una estimulación ovárica en un tratamiento de reproducción asistida.

En el grupo Instituto Bernabeu, teniendo en cuenta nuestra experiencia en nuestras propias pacientes, se indica como baja reserva ovárica valores por debajo de 5 pmol/l. Estos valores deberían ser interpretados conjuntamente con una ecografía basal.

Ante una baja respuesta ovárica ¿qué opciones tenemos si todavía no hemos considerado la opción de la maternidad? Podríamos considerar tres opciones:

–          En primer lugar, podríamos plantearnos adelantar nuestros planes acerca de la maternidad buscando el embarazo lo más pronto posible si existe una pareja estable.

–          En caso de tener pareja estable pero no querer considerar la opción de la maternidad todavía, existe la opción de realizar un tratamiento de reproducción asistida, obtener embriones y congelar los mismos mediante vitrificación en espera del momento que la pareja considere adecuado para transferirlos y dar lugar al embarazo.

–          Si no existiera pareja estable y quisiéramos posponer nuestra maternidad, también sería posible realizar uno o varios tratamientos de reproducción asistida para obtener los ovocitos y congelarlos (vitrificación de ovocitos) a la espera del momento adecuado para su fecundación (con semen propio si ya existiera pareja estable o con semen de donante si la mujer desea una maternidad monoparental) y posterior transferencia de los embriones obtenidos para lograr el embarazo.

Dra. Ana Fabregat farmacéutica, del Instituto Bernabeu.

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, síganos en facebook

Para más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com