Sentir como otras mujeres también pasaron por el difícil camino que recorremos ahora nos puede ayudar a no considerarnos diferentes: ¡sino nuevas luchadoras!.

Mujeres sobresalientes a los ojos de la opinión pública que padecieron y padecen -la mayoría  en silencio- el instintivo deseo de ser madres.

Si sientes presión social por tener descendencia, quizás te ayude el ejemplo de Jacqueline Kennedy Onassis, –Para muchos una mujer referente del siglo XX-;  Conocerás a sus dos hijos (John. F y Caroline), mas no es conocido que antes de poder tenerlos padeciera un aborto y tuviera dos hijos que murieron al nacer, y no desistió frente a  la angustiosa presión de una exigente sociedad que le apremiaba para “dar hijos” al futuro presidente norteamericano.

Si no sabes canalizar la frustración o el dolor, un ejemplo es la actitud que tomó Frida Kahlo ayudándose con sus pinceles: La obra y vida de la pintora femenina más famosa hasta la fecha, estuvo teñida por problemas de salud tras un accidente de autobús que la postraron en cama durante grandes periodos a lo largo de su vida.

Su obra totalmente autobiográfica, continuación del flujo de su vida, refleja el dolor de su infertilidad y la posterior perdida de su “Dieguito” en avanzada gestación por problemas en su accidentada pelvis.

Expresar a través del arte -o el medio en el que te encuentres cómoda-, lo que sientes, te ayudará a enfrentarte a tus sentimientos.

Intenta sacar lo positivo y no te dejes llevar por los autodestructivos, como Marilyn Monroe -considerada una de las mujeres más atractivas del cine-; truncó su carrera, tras padecer la tristeza de un aborto en 1957 produciéndole trastornos emocionales que le llevaron a un exceso de consumo de alcohol, barbitúricos y un triste final.

También puede servirte para plantearte otras alternativas, como por ejemplo la adopción: Otra actriz de todos conocidos, Sharon Stone salió del anonimato de la infertilidad, declarando: “Tuve dos embarazos que perdí en el quinto mes. Es un trauma que simplemente no puedes superar”. Ahora es una feliz madre de tres hijos adoptados.

Mujeres luchadoras que no dejaron de pelear por ser madres como Christina Onassis (hija del magnate griego Aristóteles Onassis) que se sometió a diferentes pruebas y estudios de fertilidad hasta conseguir en una clínica Suiza la feliz gestación de su hija Athina en una época todavía muy poco avanzada y oscurantista para los tratamientos de reproducción.

Estos ejemplos de algunas mujeres –¡quedan tantas!- ayudan a mujeres más anónimas a no sentirnos diferentes en el a veces largo y difícil periplo de conseguir ser madres, lo que nadie duda, es que la mujer es luchadora por naturaleza, y ante la adversidad se crece por sus hijos, los tenga o todavía no.

Por último, recordemos que los últimos años, la ciencia ha avanzado tanto que evita y arroja soluciones con las que anteriormente no contábamos. Actualmente, entorno al 90% de las mujeres que confían para ello en el Instituto Bernabeu consiguen su propósito de ser madres.

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, síganos en facebook

Para más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com