Las ventajas de la histeroscopia diagnóstica son que de una forma
ambulatoria, sin precisar ingresos en clínica, muy poco molesta, por
el pequeño tamaño del instrumental utilizado y rápida, pues no precisa
preparaciones previas, podemos valorar el interior de la cavidad uterina y la capa que la tapiza denominada endometrio, que es el lugar en el que va a acontecer la implantación embrionaria.

Para ello vamos a utilizar un pequeño sistema óptico, de unos 4 mm, conectado a una fuente de luz fria, para iluminar el interior uterino, y a una cámara de video con un monitor de televisión para poder valorar las imágenes.

Además utilizamos un sistema de irrigación para instilar suero fisiológico en el interior uterino, que nos va a permitir distender el útero y lavar su cavidad para poder apreciarlo con nitidez.

De esta forma podremos confirmar diferentes anomalías, que en algunos casos pueden sospecharse mediante otras técnicas de imagen indirectas, como ecografía, histerosalpingografía, RNM, etc  y que pueden dificultar la anidación del embrión, producir hemorragias vaginales o dolor menstrual, como:

  • Pólipos endometriales.
  • Miomas submucosos o intramurales con componente submucoso.
  • Sinequias o adherencias.
  • Septos uterinos, que pueden asociarse con abortos de repetición.
  • Inflamaciones o endometritis.
  • Cuerpos extraños, como fragmentos de DIU, restos abortivos o metaplasia ósea.

Al mismo tiempo y en el transcurso de la histeroscopia podrán resolverse muchos de estos problemas que aparecen en el interior del útero, por lo que el procedimiento puede ser diagnóstico y terapéutico al mismo tiempo.

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, síganos en facebook

Para más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com