Fecundación in Vitro (FIV)

La Fecundación In Vitro (FIV) - el principal tratamiento para la esterilidad-, permite obtener cifras de embarazo superiores a la concepción natural

Solicite información sin compromiso
965 50 40 00

Envía el formulario para pedir cita o más información.

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica que permite la fecundación de los óvulos por los espermatozoides fuera del cuerpo de la mujer. Los embriones creados en el laboratorio son posteriormente colocados en el útero materno para favorecer su implantación y establecer una gestación. Este proceso, involucra múltiples pasos que deben coordinarse correctamente.

FASES DE UN TRATAMIENTO  FIV

Estudio y preparación de la pareja

Cada paciente es único, por ello, cada tratamiento en el Instituto Bernabeu es individualizado. El propósito es determinar el origen de la esterilidad en la pareja y diseñar el tratamiento más adecuado. En el varón, se analiza el semen, niveles hormonales y una valoración urológica de ser necesario.


En la mujer, se explora el cérvix, endometrio, alteraciones de las trompas de Falopio y el patrón de los ciclos menstruales. Estas evaluaciones se complementan con una detallada valoración de la historia de salud y sexual de la pareja. 

El objetivo final es determinar que la FIV es el procedimiento de elección para tratar el problema de esterilidad y que la pareja se encuentra física y psicológicamente preparada para iniciarlo. En caso contrario, se orienta a los pacientes hacia el tratamiento más adecuado. 

Estimulación ovárica

Para ampliar al máximo las posibilidades de embarazos, necesitamos obtener más de un ovocito (“óvulo”), que es lo que madura habitualmente el ovario de una mujer.


Para estimular la producción de varios ovocitos y garantizar su buena calidad, administramos una combinación de fármacos cuya respuesta se controla mediante ecografías vaginales y ocasionales análisis de sangre. 

El proceso total dura, según los casos, entre 8 y 12 días aproximadamente.Esta estimulación es clave para el éxito futuro. Conseguir el mayor número de ovocitos es importante, pero lo es más la calidad de los mismos. Por ello, periódicamente seguimos su evolución con controles ecográficos dónde diseñaremos la dosis hormonal más adecuada para optimizar su calidad.  

Recogida de los ovocitos

Cuando los ovocitos están maduros y han alcanzado el momento óptimo, los recogemos mediante ecografía vaginal, bajo anestesia local y sedación suave; es decir, de forma totalmente indolora. El proceso dura tan sólo unos 15 minutos y no requiere intervención quirúrgica, ingreso hospitalario, puntos de sutura o anestesia general.

Capacitación del semen

Paralelamente, el varón facilita una muestra seminal que es capacitada en el laboratorio para optimizar su capacidad fecundante.

Fecundación en el laboratorio

Se procede, dentro del laboratorio de embriología humana a facilitar la fecundación uniendo el ovocito al semen de la pareja, ya sea en un FIV clásico –más natural- o utilizando la técnica ICSI, que consiste en la selección de un espermatozoide apto, que a través de una fina aguja se introduce en el ovocito, lo que en casos de patología masculina facilita la fecundación.


El resultado de la fecundación (día 1 de vida embrionaria) se observará aproximadamente unas 18 horas después. Sabremos entonces cuantos de los ovocitos han sido fecundados con normalidad, lo que es igual al número de embriones. 

ICSI (Inyección intracitoplasmática de espermatozoides)

Cuando el biólogo de la reproducción lo considera necesario o se ha pautado previamente se realiza un ICSI a los ovocitos.


La inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), es un procedimiento que consiste en la introducción de un espermatozoide seleccionado en el interior de un óvulo maduro para conseguir su fecundación. 

El ICSI supuso una verdadera revolución en las técnicas de reproducción asistida ya que resuelve la mayoría de los problemas de esterilidad de causa masculina. La técnica se emplea para la fecundación cuando el semen presenta un bajo número, una morfología alterada, una motilidad disminuida o cuando el semen es incapaz de fecundar mediante una FIV convencional. También puede emplearse en pacientes con un bloqueo de los conductos que transportan los espermatozoides, en este caso se realiza una punción testicular y se emplean espermatozoides extraídos directamente del testículo.

El procedimiento se realiza bajo un microscopio y emplea múltiples equipos de micro-manipulación que nos permiten estabilizar suavemente al óvulo y posteriormente introducir y depositar el espermatozoide en su interior. La selección del espermatozoide se basa fundamentalmente en sus características morfológicas, aunque en determinados casos pueden emplearse métodos complementarios (MACS, IMSI, PICSI). Ampliar información 

Cultivo embrionario

Después de su fecundación inician su desarrollo en incubadoras con un medio de cultivo que les aporta todo lo necesario para su crecimiento. Cada día los embriones serán observados y se registrará  tanto la división embrionaria (número de células) como datos importantes de su morfología.


La calidad de cada embrión viene dada por la combinación de la división y la morfología. Cada embrión tendrá un destino diferente. Habrá embriones de buena calidad, otros que se bloquearán y otros que llegarán al final pero con mala calidad. Su evolución nos dispondrá a plantear un cultivo corto (de 2/3 días) o uno largo (4/5 días: blastocisto). 

Transferencia embrionaria

Entre el segundo y quinto día después de la fecundación, se programará la transferencia de embriones, el punto culminante del tratamiento. Consiste en trasladar al embrión desde el laboratorio al lugar definitivo para su desarrollo, el útero de la futura madre.


Se realiza con la ayuda de  una ecografía abdominal para localizar el punto más idóneo para la anidación: pasaremos un fino catéter  a través del cuello uterino y depositaremos  una gota del medio de cultivo donde flota el embrión en el interior de útero.  

No requiere sedación, no es dolorosa y, de hecho, es muy similar a un control ginecológico de rutina. Para facilitar que el proceso sea lo menos invasivo posible la realizamos en una sala estéril a 36 grados con una tenue iluminación y contigua al laboratorio. Los embriones restantes de buena calidad serán vitrificados para uso posterior.

Analítica de comprobación del embarazo

Tras 13/14 días del inicio de la progesterona programaremos la analítica de confirmación o no del embarazo: es la determinación en sangre de los niveles de una hormona denominada beta-hCG que produce el embrión y que pasa a la madre a través de la placenta.


Es la primera señal que envía el embrión y que podemos medir como prueba de su implantación. 

En caso de no existir embarazo, todo el equipo humano que ha intervenido procede a estudiar todo el tratamiento para poder evaluar las causas. Tras el comité nos reunimos con la pareja para transmitirle este informe médico.

Ecografía de control correcto de la gestación

Tras confirmarse el embarazo y transcurridos 15 días, realizaremos una ecografía para comprobar que la gestación se ha establecido con normalidad. Realizarla antes, puede crear confusión e incertidumbre ya que en la mayoría de los casos el resultado no es concluyente.

SOFT-FIV

El FIV suave, representa una alternativa a la estimulación ovárica convencional. El objetivo es limitar el número de óvulos a ser obtenidos y de esta manera reducir la carga del tratamiento para la paciente y sin comprometer las opciones acumuladas de gestación. El SOFT-FIV precisa mucha menos medicación y -a diferencia de la estimulación clásica-, no toda es inyectable. La diferencia con la FIV se halla fundamentalmente en la fase de estimulación ovárica, ya que los procedimientos siguientes son similares.

Entre las ventajas soft FIV se encuentran:

  • Menor dosis de medicación.
  • Menos visitas a la clínica.
  • Genera menos molestias y efectos secundarios, vinculados a la estimulación del ovario, porque es mucho más suave

El SOFT-FIV nace de la inquietud de ofrecer protocolos más simples y seguros. La decisión se basará en última instancia de la indicación de la técnica por parte del especialista y la aceptación de la paciente tras conocer sus bondades y desventajas.

Las indicaciones del soft FIV son:

  • Mujeres de menos de 35 años, con buena reserva ovárica y buen pronóstico.
  • Antecedentes de respuestas ováricas exageradas, que hay que evitar.
  • Pacientes con riesgo de hiperestimulación ovárica

La FIV es un procedimiento sumamente versátil. Los óvulos empleados pueden provenir de la misma paciente o de una donante de óvulos. Asimismo, el semen puede provenir de la pareja o de un donante de semen. La técnica ha hecho posible la gestación a mujeres sin pareja o con pareja del mismo sexo (ROPA). Además, la FIV permite realizar el diagnóstico genético pre-implantacional y de esta forma reducir drásticamente el riesgo de tener niños con enfermedades genéticas.

¿Le ha parecido interesante? No

Contacte con el Instituto Bernabeu

Nuestras clínicas

IB Alicante

ib-alicante

965 15 40 00

 

IB Elche

elche

966 66 44 11

 

IB Cartagena

ib-cartagena

968 32 15 20

 

IB Benidorm

ibenidorm

965 85 32 50

 

IB Albacete

alt

967 10 00 55

 

Suscríbase al Newsletter IB

Facebook Twitter Youtube
¿Quiere que le asesoremos?

Solicite cita en nuestros centros

Datos de la cita

Gracias por interesarse en nuestra institución. En breve nos pondremos en contacto con usted confirmando su petición.

Si lo prefiere, llámenos:

+34 965 50 40 00