Subunidad de atención especializada para el embarazo de alto riesgo

Para todas las mujeres, el embarazo supone una etapa en su vida muy gratificante y aunque en principio no se trata de una enfermedad, sí requiere un buen control del mismo para garantizar un resultado satisfactorio en todos los casos. Sin embargo, cuando es diagnosticado como de alto riesgo, éste necesita de cuidados especiales, aunque afortunadamente, estos casos sólo afectan al 10% del total y en la actualidad, la tecnología y la ciencia médica han desarrollado métodos efectivos para prevenirlo o controlarlo de manera positiva. Es por tanto fundamental identificar precozmente los factores de riesgo y estimar su importancia relativa en relación con el resultado perinatal para poder disminuir así las consecuencias adversas de los mismos y llegar a un final feliz.

Son múltiples las situaciones que hacen catalogar al obstetra un embarazo como de alto riesgo. Entre ellas:

  • La patología materna previa al embarazo, incluyendo cualquier enfermedad crónica, entre otras: diabetes, hipertensión, cardiopatías, coagulopatías, obesidad y bajo peso, epilepsia, malformaciones uterinas.
  • Un segundo grupo lo forman las gestantes con antecedentes obstétricos desfavorables, es decir, con embarazos anteriores con patología materna o fetal: crecimientos fetales con retardo, hipertensión inducida por la gestación, malformaciones fetales anteriores, partos prematuros, muerte fetal intraútero, abortos de repetición.
  • Un tercer grupo lo forman las causas feto-placentarias aparecidas en el transcurso del embarazo en curso: embarazo múltiple, malformaciones fetales, retrasos del crecimiento ya evidente, amenaza de parto prematuro, insuficiencia placentaria.

Existe además otro grupo de pacientes que aunque no se catalogan en un sentido estricto como de riesgo, sí consideramos que requieren un trato especial: son las que resultan tras los diversos tratamientos de fertilidad. Es un grupo por otra parte cada vez más numeroso, con gestaciones especialmente deseadas. Y con más motivo, si igualmente se asocian con edad materna avanzada.

Embarazo de alto riesgo

Es necesario un control más estricto y especializado en todo este tipo de gestaciones, ayudado por un equipo multidisciplinar y contando con alta tecnología. Este es el motivo por el cual hemos formalizado y puesto en marcha en la Unidad de Embarazo de nuestro Instituto, una subunidad específica, dirigida a la atención de este tipo de gestaciones: SUBUNIDAD DE EMBARAZO DE ALTO RIESGO. En ella se integran obstetras altamente cualificados y con experiencia demostrada en el manejo de la enfermedad materna y fetal junto a un EQUIPO MULTIDISCIPLINAR de apoyo: biólogos moleculares, genetistas, endocrinólogos, matronas, pediatras y anestesistas. Es fundamental la continua implicación del equipo no solo en la función asistencial, sino también en aspectos de Investigación (publicaciones, congresos, investigación básica y docencia) y siempre con protocolos individualizados al caso concreto. Se cuenta igualmente con MEDIOS TÉCNICOS de nivel: ecógrafos de alta gama y laboratorio propio para obtener y procesar todas las técnicas actuales de diagnóstico prenatal. Esta circunstancia, reduce los tiempos de espera para resultados que tanta ansiedad producen.

Subunidad de atención especializada para el embarazo de alto riesgo

La finalidad es ofrecer a la gestante una atención más individualizada y continuada ante situaciones más complejas y que habitualmente conllevan cierto nivel de inquietud y preocupación por su situación especial. Por tanto, es prioritario que los controles sean suficientes y con la periodicidad adecuada para lograr conocer y controlar las dificultades surgidas en cada caso concreto.

En nuestra Unidad, se brinda una atención integral en todo momento: desde la consulta preconcepcional hasta el postparto correspondiente. En otras ocasiones y aún cuando la gestante sigue sus controles con su ginecólogo habitual, se ofrecen consultas puntuales para confirmar un diagnóstico o completarlo con una opinión más especializada, tanto en situaciones concretas referidas por la paciente o ante un evento adverso ocurrido durante la gestación.

Constatamos que hay dos aspectos específicos altamente demandados en los últimos tiempos: las concernientes al diagnóstico prenatal y las relacionadas con el control de bienestar fetal. El diagnóstico prenatal en dos situaciones muy concretas: en la semana 12, especialmente para identificar los marcadores ecográficos de enfermedad cromosómica y alrededor de la semana 20, para practicar la llamada ecografía morfológica con el objetivo de descartar la mayoría de malformaciones fetales.

Embarazo de alto riesgo

Respecto al control de bienestar fetal, es específico del tercer trimestre. En esta etapa, se hace necesario entre otras exploraciones, el uso de técnicas ecográficas especiales: el estudio de la vascularización de varias arterias, como uterinas, umbilicales y cerebrales entre otras, mediante el Doppler; la Tridimensión para comprobar movimientos y gestos fetales; medida de longitud cervical para la prevención del parto prematuro e incluso ecocardiografía fetal si el caso lo requiere.

Todo ello, encaminado a lograr un embarazo saludable, siempre contando con la cercanía de todos los profesionales implicados y sin olvidar nunca el imprescindible apoyo emocional. El objetivo último es minorizar los riesgos con la finalidad de llegar a un parto en condiciones y la llegada de un bebé sano.

Acceder a sección web de masajes durante la gestación.


© Instituto Bernabeu | Alicante | Elche | Cartagena | Benidorm | +34 902 30 20 40 | | Aviso legal | Política de cookies

Instituto Bernabeu - Medicina reproductiva IBbiotech Fundación instituto bernabeu TÜV EFQM SEP Sanidad excelente SEP Internacional

25 Cumpleaños del primer bebé FIV del Instituto Bernabeu

Cargando...